Maternidad Invisible

Junio 2017

 

Bua... Hacía mucho que ni entraba a mi propia web. No sé desde cuando no escribo nada y más aún que se publique, pero hoy traigo un tema al que tenemos que darle luz. La maternidad invisible.

 

"Cuando un hijo pierde a sus padres, se queda huérfano.

Cuando muere tu pareja, viud@.

Si unos padres pierden a un hij@, se quedan sin palabras."

 

Hace unas semanas estuve en un curso de duelo, un curso que imparte Noelia Sánchez de Cor a Cor (www.coracor.es). Primero de todo mi más sincera admiración por el trabajo realizado, ya que lo hace con la vivencia en primera persona y eso transmite mucho más, y segundo agradecer el espacio y a las personas que se encontraron allí por hacer un ambiente perfecto para la ocasión.

 

El curso titulado "Comprender para acompañar" trata de un duelo muy específico que es el de la pérdida de un hijo. Y no sólo de un hijo nacido vivo, sino también esos duelos, que parecen que no se permiten, de padres que han perdido a su bebé estando embarazados, sea en la semana que sea de gestación. Una pérdida en si ya es dolorosa por lo que cuando se trata de lo que más quieres aún más. 

 

Ya hace un tiempo que realicé un curso de gestión de duelo, menos específico más general, en el que ya aprendí y entendí muchas cosas que yo misma había vivido en primera persona con mi proceso en la pérdida de Pau. Como las fases que hay estipuladas para un proceso de duelo, que aunque estén diferenciadas en distintas etapas no siempre rigen ese orden ni hay establecido un tiempo para cada una de ellas. Siempre dependerá de la persona que lo está llevando a cabo y las circunstancias de la pérdida.

 

 

En ese fin de semana bucee en la maternidad invisible, y hay muchas más de las que te puedes imaginar. Seguro que a tu alrededor hay alguna mamá que la ha sufrido, y lo desconoces. Esas madres en las que su bebé ha fellecido al poco de nacer, en el nacimiento o en la pancha (muerte gestacional), en el caso de las últimas si su embarazo era de pocas semanas incluso no es ni reconocido. Por lo que nos encontramos que una mamá y un papá aparte de perder a su bebé han perdido la ilusión que tenían en el embarazo, en el bebé, en el futuro que de golpe se ha truncado. Ahí no sólo está la pérdida de bebé, por lo que hay más de un duelo que pasar.

 

Un dato que me sorprendió y que desconocía, ya que mis hijos aunque nacieron muy prematuros nacieron vivos y fueron registrados en el libro de familia, es que los nacidos sin vida en gestaciones de más de 6 meses se les puede dar un nombre pero no se registran en el libro de familia, por lo que no son reconocidos en él. Y las muertes gestacionales antes de la semana 22 son consideradas abortos, por lo que tampoco están registrados en tú libro de familia... 

 

Es difícil saber cómo se siente una madre en esos momentos, porque a pesar de las similutudes pueden sentir de diferente forma. Lo importante, siempre, es que tanto mamá como papá se sientan acompañados. Comprender y empatizar, y sobretodo sostener los momentos, estar ahí, estar presentes. Por las redes sociales ví esté escrito que no puede definir mejor el concepto de madre: 

 

(Publicado por Mirar al cielo en Facebook, www.miraralcielo.net)

 

Admiro a las madres que han pasado por ello poque estos bebés nacen, a veces sin vida pero nacen, por lo que la mamá pasa por un parto (vaginal o cesárea) y se van a casa con los brazos vacíos, y con todo ello también tendrán que vivir el postparto. Está claro que dependiendo de la semana de gestación y forma del parto sera más o menos rápida esa recuperación física. Pero luego queda la recuperación emocial que será dura. Seguir viviendo pero "sin tu otra vida", te cambia todo. Tienes que rehacer tus proyecciones de futuro e ir modificándose según avanzas. Realmente tomas un nuevo camino de vida que seguramente ni te habías planteado.

 

En este tipo de duelos se aconseja no decir nada que no dijeras en cualquier otro tipo de duelo. Es necesario que esos padres tengan soporte de la familia y amistades. Hay que pensar que mamá está en la "cuarentena" por lo que toda ayuda será bienvenida. Hay que respetar el tiempo para acepar e integrar la nueva situación y cada uno de ellos llevará su ritmo.  Papá y mamá se tienen que ir recomponiendo... 

 

Cuando pierdes un hijo queda tal vacío que es inevitable sentirse solo, incomprendido e infeliz. Pero todo pasará, creeme. Y como en cualquier duelo la culpa está muy presente y aunque algunas veces el motivo del fallecimiento no es culpa de nadie, ésta llegará proyectada contra la mamá, el papá o cualquier otr@. Realmente se pasa por todas las etapas de las fases del duelo... Algunas más largas y difíciles y otras simplemente reparadoras. Yo no lo conocía en su momento, y si me lo ofrecieron sinceramente no fui consciente, pero existen grupos de apoyo donde los papas que lo han vivido y lo están viviendo se dan soporte los unos a los otros. Debe ser bueno poder entrar en un grupo donde no sentirte raro... 

 

 

Es muy saludable poder hablar y nombrar al bebé fallecido, hacerle un reconomiento si es necesario. Unos padres que han perdido un bebé nunca podrán olvidarlo. Y más que superarlo se aprende a vivir con ello, aceptandolo. Como dijo Noelia cuando dejas marchar el dolor sólo hay amor. En nuestro caso tenemos algún recuerdo físico, como la pinza del ombligo, algún mini chupete, huellas, fotos, que al fin y al cabo son bonitos recuerdos de los momentos que pudimos estar con él y conservamos como uno de nuestros tesoros. Pero entiendo que habrá quien no tenga nada porque la pérdida fue muy temprana y/o no dió tiempo a tener nada "material" para el recuerdo.

 

En este encuentro tuvimos la suerte de tener entre los asisentes a Norma Grau, fotógrafa y psicóloga, que nos hizo una pincelada de su proyecto StillBirth - Bebés que nunca pudieron ser fotografiados (www.proyecto-stillbirth.org). Es un proyecto precioso que hace con familias que quieren tener un bonito recuerdo de su hij@ fallecido. En muchos casos los padres que han tenido una pérdida no tiene fotos o mas recuerdo que el de la barriga de mamá y de ésta manera pueden tenerlo y a su vez dar luz a esos bebés que se perdieron y que es necesaio que se reconozcan socialmente. Sólo con una foto que lo simbolice hace que sea más real. Os recomiendo que le echéis un ojo a la web porque todo es precioso, las fotos transmiten tanto...

 

Y aquí estoy dándole vueltas a mi futuro más cercano, mirando los caminos que tengo para llegar a mi destino. Destino: ayudar a las familias como me hubiera gustado que nos ayudarán a nosotros y a todos los que pasamos por ello. Poder orientar a familiar en duelo. No hay que crear más silencio, hay que dar luz y hablar más de las muertes neonatalas y gestacionales. Dar a conocer que pasa, que está ahí, que la vida muchas veces es injusta, que existen los partos prematuros, que hay luchadores innatos y que los bebés también mueren. Que si miramos a nuestro alrededor y somos de corazón abierto seguro que alguna amiga, prima, vecina ha tenido una pérdida de este tipo que ni sabíamos. No nos callemos nosotras mismas. Para mí, creo que ha sido bueno siempe hablar de mi hijo, de su pérdida y de todo lo que ha supuesto. Por lo que para mi es muy saludable hablar abiertamente y sobretodo que quien esté escuchando este haciendolo de verdad.

 

No puedo acabar sin sentirme agradecida porque aunque Pau nos dejó a los 46 días de nacer pudimos estar con él. Y nos enseñó algo muy importante, la fortaleza que tenemos cada uno de nosotros. Gracias.

 

 

 en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Elisabeth Guerrero Franco